fbpx
Saltar al contenido

Si yo sobreviví a un amor no correspondido, tú también puedes

julio 9, 2019

Saber que alguien no nos quiero es difícil aceptarlo, pero ahí no acaba todo. Tenemos que salir de este terrible momento.

Es difícil, lo sé, pero tienes que aceptar que esa persona no te quiere y no puedes hacer nada. No forzarás a alguien que te quiera. No puedes cambiar a ser otra persona para lograr sentimientos que a la otra no le fluyen naturalmente. Si no te ha querido siendo tú, no valdrá la pena que se interese en una versión falsa de ti. En una relación se tienen que aceptar tal y como son.

Cuando hayas aceptado que no te quieren, no te victimices. Mayormente se cae al papel del sufrido, al que le duele el corazón y por eso no podrán amar a nadie más. Pero es falsa porque volveremos a querer, si se puede ser feliz. Todo es transitorio. Las personas van y vienen. Pasaran muchas cosas, pero saldrás de aquel episodio y, ¿por qué? porque eres una luchadora. Así que nada debe derrotarte por más que duela. Hay muchos motivos por los que seguir adelante, pero el principal de todos, es el amor propio.

No se mendiga nada, tampoco te tienes que acostar con esa persona porque piensas que así estarás cerca de él. Si ya te ha dicho que no te quiere, pero aun así sigues acostándote con él, estás mendigando algo que no existe. Esa persona accede porque tú se lo permites, porque se deja llevar por sus instintos naturales; pero no porque sienta algo por ti. Te está usando para satisfacer sus necesidades. Si en algún momento te dice que le des tiempo para que con el tiempo nazca en él un sentimiento hacia ti, debes huir, porque te está manipulando. Es una táctica antigua decir: “espérame que te quiero luego” para conseguir lo que quiere.

Ya no le escribas. Este paso es muy importante y no es que tengas que eliminarlo de tus redes sociales. Si lo crees conveniente, puedes hacerlo. Si dejas de escribirle, te estás dando la oportunidad de seguir adelante. Demuéstrale que decidiste dar un paso al costado para seguir un camino diferente al suyo.

Vive tu vida. No, no es que siempre tienes que salir a fiestas. Date esa oportunidad de mirar al frente y descubrir que aún hay posibilidades de olvidar. Seguir y dejar todo atrás. Con caminar hacia delante, podrás ver más de cerca lo que la vida te tiene preparada. Estas oportunidades no necesariamente son amorosas. Hay muchas razones para seguir viviendo y para creer que puedes ser feliz.