in

No acostumbres a tus hijos a las recompensas y a otras malos comportamientos porque serán tu responsabilidad

Aunque no los creas hay malos comportamientos que hacen los niños porque tú los permites o los haces delante de tu pequeño.

Son muy pocas las casas donde la mamá no grita por las mañanas y es que los malos comportamientos de los hijos antes de ir al colegio se hacen notar. Los niños se demoran mucho en vestirse, desayunar y subir a la movilidad que los llevará a la escuela. Como la madre llega a un cierto nivel de estrés que hasta es capaz de pedir las cosas a cambio de algo, como: un plato de cereal, un regalo u otro incentivo.

Sin embargo, a los niños se les debe enseñar a realizar sus cosas en la noche anterior y no ceder ante el pánico del tiempo. Para ello aquí te contamos unas soluciones sencillas:

  • Acostúmbralo y enséñale a poner su ropa desde una noche antes al lado de la cama. Así todas las cosas en la mañana se realizarán más rápido.
  • Las mochilas deben estar lista y al lado de la puerta desde la noche anterior. Con esta actividad evitarás que la mochila se pierda o la estén haciendo en plena hora cuando tu niño se demora en otras cosas.
  • Debes de mantener la calma a la hora de solucionar estos problemas con tus hijos.

Dile no a hacer las cosas por recompensas

Hay madres que se han acostumbrado a premiar a sus niños cuando hacen algo. Cuando se le haya enseñado a un condicionamiento ellos esperaran tener algo a cambio cuando realicen alguna tarea de la casa; sabiendo que es su responsabilidad.

Enséñale a tus hijos a ser autosuficientes es jugar con ellos. Hazle competir: en cuanto a la lavar los platos quien lava mejor y quien hace más rápido la cama, etc. Jugar con ellos es el mejor incentivo que el condicionamiento de recibir dulces a cambio.

Mamá quiero la Tablet, el celular o la tele

Le reclamas a tu hijo por estar obsesionado todo el tiempo con tener la Tablet o cualquier otro aparato. La verdad es que eres tú, quien está obsesionada con tu celular. Es la mama que vive pendiente de su celular todo el tiempo. Este comportamiento se lo estás transmitiendo a tu hijo.

En vez de tener el móvil en la mano procura tenerlo a una distancia prudente. Mantén el volumen alto para saber cuándo te llaman. Pero no lo tengas junto a ti. Eres tú quien es la responsable de los buenos y malos hábitos de tus hijos.