Mujer perdió el 90% de su cabello por el estrés de organizar su boda

Cuando dio la noticia de que se iba a casar ningún familiar la quiso apoyar en la organización y lo hizo sola.

Tal vez el día más esperado por las mujeres es cuando llega el momento de su boda. Ellas desean que todo esté perfecto y que sus planes se den sin contratiempos. Cuando llega el día de que se va a realizar el matrimonio a muchas les llena de emoción y se ilusionan con todos los detalles. Pero los preparativos y la anticipación pueden convertirse en ansiedad y afectar profundamente su salud y estado mental.

Tal y como le pasó a Michelle Wilsn- Stimson, quien perdió el 90% de su cabello por organizar su boda sin la ayuda de nadie. Era su segundo matrimonio y cuando ella anunció su compromiso a la familia, sintió que nadie le ofreció el apoyo que ella esperaba. Ella anheló que nada fallara y por eso decidió encargarse de toda la planificación de la boda.

En su blog The Hair Loss Diaries, los diarios de la pérdida de cabello, Michelle contó que sentía que no podía contar con nadie para la organización de su matrimonio. Pues cuando dio la noticia a la familia de que se casaba otra vez, muchos empezaron a hacerle bromas sobre si encontraría suerte en la segunda vez.

Por más empeño que dedicó para que su matrimonio se haga realidad. Durante varios meses se levantó en la madrugada para poner en orden los documentos necesarios, aunque mucho de lo planeado no llegó a concluirse y sufrió una especie de colapso nervioso que empezó a mostrar sus efectos semanas después de la boda.

Por ejemplo, su vestido de novia que pidió por Internet llegó un día antes de la boda, tiempo insuficiente para realizar algunos arreglos. El peluquero también le falló y no tuvo otra opción que ir al salón de belleza más cercano de manera inesperada. La mujer contó que el sueño de la boda se puede convertir en una pesadilla y es que cuando llegó al altar fue en el más puro silencio, su boda se había dado mal antes incluso de empezar.

Tras haberse casado, dos semanas exactamente, el cabello se le empezó a caer sin razón alguna. El médico le preguntó por algún episodio reciente de estrés y le contó entre risas que pudo haber sido la planificación de su boda. Pero el médico no sonrió, porque consideró que ese fue el factor desencadenante y le diagnosticaron alopecia, pérdida del cabello en regiones que normalmente lo poseería.

La mujer al enterarse de esta noticia quedó muy asustada y más cuando los médicos no sabían si el cabello crecería de nuevo. A pesar de la condición, Michelle está tratando de vivir feliz sin el cabello faltante, acompañada por su esposo y tratándose para revertir la enfermedad, sin garantías de resultados positivos.

¿Qué hacer cuándo un hombre no quiere nada serio contigo?

5 motivos por los que tu expareja te vuelve a buscar