in

Los niños que crecen con los abuelos son mas seguros y felices, según estudio

Los niños y abuelos desarrollan un lazo que les ayudará a nivel emocional e incluso en el leguaje.

Sabías que los niños que crecen con sus abuelos son afortunados. Su relación será más enriquecida. Además, los momentos que compartirán es algo que llevarán para siempre grabados en su memoria. Si tus hijos no gozan de sus abuelos porque no están cerca, no quiere decir que serán menos felices en comparación de los niños que viven con sus abuelos o los ven de vez en cuando.

La infancia es esa oportunidad única en la que se tiene un mayor número de estímulos, atenciones y vínculos basados en el amor incondicional. Otro aspecto interesante es que un estudio aseguro que los niños que se quedan al cuidado de los abuelos en lugar de estar en una guardería, adquieren un mayor desarrollo en el lenguaje y son más seguros a nivel emocional.

Si tu como padre o madre, no tienes a tus padres cerca para que refuercen ese lazo entre “abuelo-nieto”, no te sientas mal. Pero si los tienes cerca, haz que disfruten esa relación, la niñez es una etapa que termina rápido y desde ahí se consolida una personalidad más fuerte y feliz en los niños de manera temprana. Es por eso que es muy positivo para ellos aprovechar este tipo de vínculo.

Los abuelos dejan una huella en sus nietos

En este mundo donde todo se hace de prisa y se tiene mucha responsabilidad para los padres, son los abuelos quienes tienen una gran virtud excepcional: viven sin presiones y saben disfrutar el presente. Algo que debemos tener en cuenta es que los abuelos de ahora tienen un espíritu joven, de buen estado físico y con ganas de experimentar, vivir y seguir acumulando nuevas experiencias.

La vida les ha enseñado qué es lo más importante. Saben que el legado que les darán a sus nietos está por encima de los bienes materiales: lo más importante es dejar en ellos una huella positiva. Los niños y los abuelos van al mismo ritmo: aprecian como nadie el presente. Aman centrarse en cualquier cosa que les ha llamado la atención.

Los niños amados son más felices y seguros

Los pequeños que son amados, valorados y respetados se convierten en personas más felices porque desarrollan un buen autoconcepto y una mejor autoestima. Los abuelos contribuyen de manera positiva en esta fórmula siempre y cuando, sean personas sólidas, optimistas y con esa sabiduría que son capaces de encender los corazones de aquellos que están a su alrededor.

Si tus padres son este tipo de personas, no lo dudes, el afecto inoxidable y el amor incondicional, permítelo, favorecerá ese vínculo, esa cotidianidad donde abuelo y nieto comparten momentos inolvidables, detalles, anécdotas e historias que siempre recordarán.