Final feliz

Cuando se tiene un grupo de amigos cada día aprendes a conocerlos y descubres cosas nuevas de ellos. Luego, los identificas como son e incluso los llamas por algunas de esas características. Sabes que son egoístas, enojones, presumidos, alegres, sensibles, etc., pero nunca falta aquel o aquellos que no les gusta compartir.

Este grupo de perritos, aunque no se trata de personas, pero es casi el mismo comportamiento que hacen los amigos. Cuando se encuentran con algo que les gusta se pelean por tenerlo o por usarlo. Entre todo puedes haber una disputa, pero no ven las necesidades de los demás y de quién en verdad si lo merece. Pues, muchas veces nos quejamos de todo, pero lo tenemos y los otros nada. Es una gran lección.

Ni siquiera un rasguño. El ángel guardián estaba de su lado.

Toca temas neutrales, hazle preguntas abiertas para poder lidiar con una amiga que habla de si misma