in

Expresa tus sentimientos, no solo reacciones y otras razones para tener límites en una relación sana

Para tener una relación estable es necesario poner límites y debes ser clara para que te entienda.

Poner límites es algo difícil, pero son necesarios para tener una relación saludable. Establecer un límite con la pareja es la manera de decir: “Esta soy yo, esto es lo que necesito de ti, necesito respeto”. Cuando estableces límites te da autonomía, es un aspecto clave para tener relación saludable. Ya sea con la familia, amigos y también con la pareja.

Para que sirve los límites

Habrá ocasiones en que la pareja, familiares, amigos e incluso el jefe puede ser muy crítico contigo, ya que no sabe sobre lo que te pasa internamente en tu vida. A veces ellos pueden ser intrusivos o incapaces de comprender que también tienes necesidades dentro de la relación. Cuando se tiene un límite generará una mejor comunicación entre dos o más personas que llevarán la relación en paz.

No solo reacciones

Antes de que saltes porque no te gusta la acción del otro no te gusta, piensa y determina cuál es el problema. Pregúntate porque te sientes enojada, disminuida o ansiosa. Esto te ayudará a saber que está pasando y si necesitas establecer un límite o si hay una opción diferente. No puedes controlar todas tus emociones, pero puedes escoger como reaccionar ente las mismas. Cuando ambos estén tranquilos establece aquel límite y debes ser muy clara con tu decisión.

Se positiva al poner límites

Cuando tengas una conversación con tu pareja, se positiva. Hazle saber a la o las personas que estás preocupada por las cosas que están pasando. El inicio de la plática tiene que ser con respeto y amor. Recuerda, se puede establecer un límite con cualquier persona que ames.

Expresa tus sentimientos y límites

Hazle saber a la persona con quien hablas que necesitas ser escuchada y deseas establecer un límite. Usa siempre frases como: “Yo necesito…” así, no estarás culpando a nadie solo estás afirmando lo que necesitas y lo que quieres en tu relación.

Hazles saber que ese límite no es negociable

Solo puedes tener el control de tus propias acciones, nunca sobre las reacciones y sentimientos de los otros. Si tienes problemas con el límite, pueden pensarlo, negociar y buscar un punto medio donde ambos se sientan cómodos.