in

El plasma sanguíneo como tratamiento del COVID-19 es una terapia experimental, asegura la OMS

La OMS recomienda tener mucho cuidado para tratar a pacientes con COVID-19 con el plasma de otras personas recuperadas.

Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizara el uso de emergencia del plasma convaleciente para tratar a pacientes con coronav1rus. La Organización Mundial de la Salud, OMS, advirtió que su eficacia es inconclusa.

La doctora Soumya Swaminathan, principal científica de la OMS, contó que el plasma sanguíneo se ha usado durante mucho tiempo para tratamiento de diferentes enfermedades. De hecho, se ha tenido distintos niveles de éxito, pero se le considera terapia experimental y debería seguir evaluándose.

El plasma de convalecencia es todavía una terapia experimental y se debe seguir evaluando en ensayos clínicos aleatorios bien diseñados, confesó Swaminathan. Además, contó que los ensayos han sido relativamente pequeños y hasta el momento la evidencia que existe es de muy baja calidad.

Otro de los desafíos que se enfrenta es la variabilidad del plasma, ya que se extrae de muchas personas. Por tanto, genera un producto menos estandarizado que los anticuerpos monoclonales elaborados en el laboratorio. Bruce Aylward, asesor principal del director general de la OMS, dijo que la terapia con plasma podría desencadenar una serie de efectos secundarios. Estos serían desde una fiebre leve hasta lesiones pulmonares graves o sobrecarga circulatoria.

Como se recuerda, las personas que se recuperaron del coronav1rus generaron anticuerpos para combatir la 1nfección, los cuales quedan en la sangre cuando ya no están enfermos. El tratamiento que aprobó la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA), consiste en que las personas recuperadas donen su sangre, se separe su plasma y con eso se hagan transfusiones a pacientes con la COVID-19.