Cuando te gusta comer mucho

Cuando estamos hambrientos y no tenemos nada que llevarnos a la boca, te vuelves un devorador de todo lo que sea comida. Aunque también sufren aquellos que siempre tienen hambre y nunca terminan de saciar su necesidad y a cada momento quieren comer. Por eso, cuando ven a un amigo o familiar comer solo quiere que les inviten un poquito.

Pero no les ha pasado que cuando le dicen a alguien cercano, te invito de mi comida o de mi fruta esa persona se apodera de tu alimento o come demasiado. Es lo que pasa con las personas que tienen mucha hambre y es justo lo que sucedió con estos gatitos. Uno comía en su plato hasta que llegó otro y se adueñó de la comida.

Modelos

Epidemiólogo estadounidense ayudó a erradicar la viruela y pronosticó el COVID-19