Creciendo

Los que han sido chiquitos cuando han sido niños, nunca ha faltado quien se burle de su estatura porque dicen que no van a crecer. Es lo mismo que pasa con las mascotas cuando los comparan con otros que son de la misma “raza”, pero no siempre es así. El dicho que dice lo bueno viene en frasco pequeño se aplica a estos casos.

En esta ocasión, tenemos a dos perritos que cuando uno de ellos era cachorrito lo retrataron con otro que era más grandecito. Conforme pasó el tiempo se dieron cuenta que aquel que pensaban iba a ser pequeño resultó ser el más grande de los dos. Al final, se llevaron una gran sorpresa porque se imaginaron que nunca iba a llegar a ese tamaño.

Yo en el amor

El profesor tenía razón.