Bolivianos consumen dióxido de cloro para prevenir el COVID-19

Los habitantes de Cochabamba forman largas colas para comprar este producto.

En la ciudad boliviana de Cochabamba cada día se repite la misma historia. Muchas personas forman largas filas para comprar dióxido de cloro e ingerirlo con la esperanza de combatir el nuevo coronav1rus. El uso de este compuesto ha desatado gran controversia política en el país.

El gobierno interino de Jeanine Añez lo desaconseja al igual que los organismos internacionales como la Organización Panamericana de la Salud (OPS). También, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA). Sin embargo, los que promueven el consumo de este compuesto son los simpatizantes del expresidente Evo Morales, quienes actualmente controlan el poder legislativo.

La OPS, aseguró que el dióxido de cloro es un gas de color amarillos-rojizo, usado como blanqueador que al mezclarse con agua genera iones clorito. Las dos especies químicas son altamente reactivas, por lo que tienen la capacidad de eliminar bacterias y otros microorganismos en medios acuosos. Pero el organismo no recomienda usar ningún producto a base de este compuesto bajo ninguna circunstancia. No hay evidencia sobre su eficacia y su ingesta o inhalación podría ocasionar graves efectos adversos.

Mientras que, la FDA la cataloga como un desinfectante que puede dañar la salud y advirtió por primera sobre su consumo en el 2010. A pesar de esto, la gente de Cochabamba ha acudido a comprar este producto en medio de la desesperación de saberse en una de las ciudades más castigadas por el COVID-19.

El principal problema que enfrenta esta región del centro es que sus hospitales públicos y servicios funerarios se han visto rebasados. Hace unas semanas se observó ataúdes y fallecidos en las calles. Un profesor confesó que toma el dióxido de cloro para prevenir el coronav1rus, ya que un familiar lo consumió. Lo ha intentado, ya que no espera perder la vida en la puerta de un hospital o en su casa.

El es un profesional

Más de 50 jóvenes fueron detenidos en Bolivia por asistir a fiesta en plena cuarentena